Dogos info

El dogo argentino es una raza originaria de Argentina y utilizado mayoritariamente para la caza mayor. La raza se estableció alrededor de 1928 y el estándar fue publicado en 1947.

La características del dogo argentino son las de un perro robusto, de estructura maciza y resistente en todas las partes del cuerpo. Con la capa de pelo completamente blanca, lo que hace que se le distinga fácilmente en el campo y el monte.

La cabeza es grande con cráneo macizo. Hocico ligeramente cóncavo, con labios finos que al morder y atrapar a la presa le permiten seguir respirando sin soltar. Los ojos de color pardo, bien separados entre sí. Orejas erguidas o semierguidas. El cuello es musculoso, arqueado y grueso. El pecho es ancho y profundo. La línea dorsal muy alta en los hombros que luego se inclina hacia la cadera. Las extremidades son rectas, con muslos musculosos, corvejones cortos, dedos unidos y cortos. La cola es larga y gruesa. El macho debe medir entre 60 a 68 cm,5 y la hembra entre 60 a 65 cm.5 El peso del macho debe ser de entre 40 a 45 kg,5 y la hembra de entre 40 a 43 kg.5

Los dogos trabajan en jauría, generalmente de cuatro miembros. Tiene una mordida muy fuerte, una gran resistencia y mucho coraje.

Son perros de trabajo, cazadores de presa mayor y son a veces entrenados para búsqueda y rescate, ayuda policial, perros de servicio, y trabajo militar.6 Al igual que con todas las razas de perro, el dogo argentino puede ser bueno con los niños y fiel y afectuoso con las personas,7 si bien debe ser socializado a temprana edad.

Como el dogo ha sido criado específicamente para poder socializar con otros perros esto lo predispone a trabajar bien en grupo. Se llevan bien con otros animales domésticos en los entornos más rurales y urbanos que van desde un perro de granja al aire libre, una vivienda urbana con un pequeño patio, o edificios de apartamentos llenos de gente. Debido a que los rasgos agresivos han sido a propósito selectivamente criados fuera, los ataques a humanos u otros animales domésticos son raros. Aunque, evidentemente, requiere de entrenamiento responsable y consistente por parte del propietario ya que es un animal con mucha fuerza y resistencia al dolor. Tiene una vida promedio de nueve a doce años.

 

Tipo de educación

Se debe ser constante, paciente y socializarlo desde el primer día, exponiéndolo desde cachorro a diferentes situaciones con personas y otras mascotas. Un entrenamiento firme y consistente permitirá que no sea territorial y encauzará su fuerte instinto de proteger lo que es suyo. Debe dejar claro desde el primer día que usted es el dueño, de manera tranquila pero segura. Es importante enseñarle a no atacar a otros perros y demás animales domésticos con los que debe ser capaz de convivir en armonía. Como toda raza de perro, hay que entender el tipo de entrenamiento que tiene que ser utilizado, por lo que la opinión de un profesional es muy importante.

 

Aspectos legales

Como cualquier otro perro, el dueño está obligado a identificar al animal con sus datos mediante un chip o tatuaje. Además de eso, el dogo argentino se considera en nuestro país un perro de raza peligrosa, no por su carácter sino por sus cualidades físicas.

Es por ello que el dueño debe obtener una licencia administrativa, otorgada por la autoridad municipal o estatal, y deberá cumplir los siguientes requisitos:

- Ser mayor de edad

- Presentar un certificado de penales (que se obtienen en el Registro de Antecedentes Penales) para demostrar que no se ha infringido ningún delito

- Disponer de capacidad física y psicológica. Certificada por un centro de reconocimientos médicos, como por ejemplo los centros para la renovación del carné de conducir o permiso de armas.

- Tener un seguro de responsabilidad civil

Además de eso, deberemos inscribir al perro en un registro creado a tal efecto. Para inscribirlo debe llevar microchip de identificación, y un certificado veterinario demostrando que está en perfecto estado de salud. Una vez obtenida la licencia y la inscripción en el registro, deberán llevarse encima siempre que el perro se encuentre en lugares públicos. En dichos lugares también se le deberá poner un bozal.